MEDIO POLVO UNA CONDICIÓN POCO FAVORABLE PARA DEPORTISTAS AFICIONADOS

nutricion en el tenis

Desde el día que nací estaba destinado a ser un deportista. El primer regalo que recibí después de salir de la clínica con mi mamá, del cual obviamente no me acuerdo (mi fue papá quien me lo comentó), fue un balón de fútbol.

Yo creería que según tantas teorías del subsconsciente que hay en el medio, esa fue la razón que a través de mi retina y de mi cerebro influyó en mi para que durante toda mi vida fuera, entre tantas otras, un deportista aficionado.

Durante toda mi vida he hecho deporte. Inicialmente jugué futbol tanto en mi niñez como en la Universidad. Cuando tenía 13 años adicionalmente comencé a jugar tenis y lo practiqué continuamente hasta los 17 años, cuando ingresé a la Universidad donde preferí seguir jugando futbol en la selección.

Mi constitución física, era hasta risible. Todos mis compañeros del colegio gozaban mucho conmigo pues era el niño más pequeño de mi clase, incluso hasta cuando ya me había convertido en un adolecente. Parecía un desnutrido (carita de risas). Mi estatura y mi peso estaban muchos centímetros y muchos kilos por debajo de la media.

Era tan risible mi aspecto físico que me gané apodos como: “Medio Polvo”, haciendo referencia a que a los óvulos de mi mamá no había llegado un espermatozoide completo sino medio. (caritas de risas).

Otro de los apodos que tuve fue “Fritanga”; y la supuesta razón era, porque solamente era costillas, huevos y chorizo.

En fín.. así fui creciendo. Cuando ya me había graduado de la Universidad, pesaba escasamente 52 kilos de peso. Era tan livianito, que una vez en una tormenta hasta me llevé un susto pues creí que el viento tan fuerte que había en ese momento me iba a levantar del piso.

Tuve mi primera lesión deportiva fuerte a los 12 años cuando sufrí una ruptura del cuadriceps izquierdo. Lesión que hoy a mis 51 años de edad todavía puedo percibir claramente en mi músculo. Cuando tenía 16 años tuve mi segunda lesión fuerte. Un esguince del tobillo izquierdo muy fuerte que obligó a que me inmobilizaran y me alejaran del deporte por más o menos 3 meses.

Y bueno… mientras avanzaban mis años de juventud, transcurrí mi vida deportiva de lesión en lesión.

A la fecha, te puedo contar que llevo tres cirugías de reconstrucción de ligamento cruzado anterior (dos en la rodilla izquierda y una en la rodilla derecha). Así como también unos cuantos ajustes a mis meniscos y varias lesiones musculares como contracturas y desgarres importantes en las pantorrillas.

Debido a todas esas lesiones estuve alejado del deporte durante aproximadamente 5 años. Entre el 2005 y 2010. Cuando tomé la decisión de hacerme la última cirugía para poder volver a hacer deporte.

Y quiero compartirles aquí una conversación que tuve con el médico que me operó quien más o menos esto fue lo que me dijo: “Germán: Te voy a operar, pero eso sí, no puedes volver a jugar futbol. Tu condición física no es la mejor para ese deporte y si quieres jugar tenis como me lo has contado simplemente debes tomar consciencia que debes mejorar tu nutrición y tu fortalecimiento físico”.

Y Yo le dije: “ QUE !!!???? Cómo así?!!” …

Y allí fue que tomé la decisión de volver a Jugar tenis y convertirme en un tenista aficionado competitivo en Colombia.

Me gusta competir. Y es precisamente por eso que tomé consciencia de mejorar mi nutrición. De comer alimentos que verdaderamente me nutran. Aprendí a saber mezclar bien los tipos de comida para no tener excesos de carbohidratos; a no comer fritos en general y sobre todo a ir eliminando paulatinamente de mi vida todos los alimentos y bebidas relacionadas con el azúcar, alimentos procesados, etc.

Me alejé en términos generales de la mala alimentación y escogí mantener una buena nutrición y consumir unas bebidas que sean saludables.

“Esta bien….!! No te voy a mentir. También cometo pecaditos de vez en cuando. También en ocasiones me como una pizza, o me tomo una buena botella de vino con mi esposa en alguna cena especial o una copa de algún coktail bien rico”.

Sin embargo, lo que te puedo decir es que haber tomado consciencia de una adecuada nutrición y fortalecimiento físico ha cambiado muchas cosas en mi vida que me permiten hoy a mis 51 años seguir jugando tenis entre 2 y 4 veces por semana y especialmente poder seguir compitiendo.

Si llegaste hasta aquí con esta historia que te acabo de compartir y también te gusta hacer deporte como Yo y conocer un poco más sobre todos estos aspectos de Nutrición y Fortalecimiento Físico, te invito a que compartas en tus redes sociales esta información con todos tus amigos tenistas y deportistas y que te unas y que invites al grupo de Facebook Nutrición en el Tenis, a las personas que tu creas que les puede servir donde permanentemente compartiremos contenido de valor para todos sus integrantes.

Yo soy Germán Jaramillo. Un Tenista Aficionado que cree que con una buena nutrición y un buen fortalecimiento físico puede seguir jugando tenis hasta después de cumplir los 70 años.